Cosas sin importancia del día a día, pero que te encabronan

Cuando llueve, la gente que va con el paraguas pegada a la pared y los que no llevan paraguas se tienen que apartar.

5 Me gusta

Los mosquitos cuando estás durmiendo y los oyes. A veces noto que mis manos me pican, por sus picaduras y las metes debajo de las sabanas.

Lo peor de los mosquitos es el larguísimo drama que se monta en la cama.

Primero el cabrón hace ruido. Lo escuchas. Quizá hagas el esfuerzo de encender la luz para ver si está a tiro. Pero normalmente no lo ves. O no está a tiro. Y te vuelves a intentar dormir, esperando dormirte antes de que te pique o de que se acerque zumbando y te ponga nervioso. Pero entonces se acerca. Y te pone nervioso. Se te activa el sentido arácnido. Estás más tenso que el tanga de Falete.

Entonces recurres a la técnica milenaria de esconderte bajo las sábanas. Pegas bien el cuerpo al colchón, como un escalador, pero en horizontal. Tienes controladas las sábanas con el extremo de tus extremidades. No hay vía de entrada. Estás en un búnker perfecto. Envasado como una pechuga de supermercado. Sientes la victoria. El mosquito no podrá acceder a ti. Pero en seis o siete segundos estás sudando. Tu respiración continúa caldeando los escasos centímetros cúbicos de oxígeno en tu búnker de tela.

A los diez segundos el calor es demasiado. Asomas sólo la nariz para que te entre aire fresco (o menos caliente) en los pulmones. Dudas de la técnica de refrigeración, sigues teniendo calor. Y además, y si el mosquito te encuentra la nariz. Despiertas con la nariz como un pimiento. O a lo mejor se te mete por los orificios nasales y te pica hasta obstruir tus vías respiratorias y te mueres. En este punto, si eres descendiente lejano de Da Vinci o Julio Verne, te planteas construir un canal de respiración con la sábana, con curvas, como un laberinto para poner a prueba el intelecto del mosquito.

Pero no hay opciones mejores. Al final estás horas dando vueltas en la cama hasta que el cansancio te vence. O te levantas y jodes a la persona con la que compartes cama, y probablemente a tus vecinos cuando te líes a hostias con techo y paredes intentando acabar con el cabrón del mosquito. O recurres al flis-flis y el cabrón muere entre terribles sufrimientos pero tú también eres ligeramente gaseado, sufriendo el pestazo y preguntándote cuántos días de vida te habrá quitado respirar esa basura.

Y al día siguiente, otra vez.

16 Me gusta

Que la gente escriba/diga la palabra random en un texto en castellano, como si no hubiese palabras en castellano para esa palabra.

1 me gusta

Tener que levantarme de la cama con 6 grados de frío

1 me gusta

Las cosas que me hacen enojar van cambiando todo el rato, así que siempre me pillan desprevenido, es como si fueran completamente random.

2 Me gusta

Alguien que dijo lo que yo

1 me gusta

Los audios por whats/Telegram.

5 Me gusta

Si empiezo a poner mi lista no termino ni mañana. Lo peor de todo es que ahora no se me ocurre nada.

Deberían poder darse 10 corazones a ciertos aportes.


Los bichos: para colarse adentro, siempre a la primera por la ventana abierta, para salir, 10 ostias contra la mitad cerrada. Cago en la puta, que poco hàbil eres cuando quieres.

1 me gusta

Ya lo dije en otra ocasión. A mí me sorprende/irrita/cabrea lo mal que anda la gente por la calle. ¿Tan difícil es ir por tu derecha? Los imbéciles que se quedan en un grupillo parados hablando y sin dejar pasar a nadie como si la acera fuera suya. Los subnormales que van lentos por una calle más o menos estrecha, los vas a adelantar por un lado y, casualmente, se tuercen hacia ese mismo lado, lo intentas por el otro y se van para el otro, o van haciendo eses (sin estar borrachos, me refiero, que entonces aún tendría un pase). Joder, ni que estuvieras haciendo un adelantamiento de Formula 1… Y todo esto agravado en los tiempos de coronavirus. Porque hay cosas que nunca fallan, la gente ahora en general tiene más cuidado y anda mejor e intenta guardar las distancias. Pero los que no llevan mascarilla (ni se les ve por ningún lado) son casualmente los mismos a los que se las trae floja guardar las distancias, te vienen de frente, no se van a un lado y, aunque tú te vayas al otro todo lo que puedes, al final lte pasan a cinco centimetros de distancia, aunque tengan 2 metros libres de acera.

2 Me gusta

Profesor tenías que ser. :sisi:

1 me gusta

Hay un sitio entero reservado en el infierno para los que se acaban el agua fria y no meten una nueva botella en el frigorifico

1 me gusta

Cuando ya no me queda agua y tengo que ir a rellenar la botella de 1,5l y el vaso de 900ml, que es lo que uso en casa para hidratarme.

Y sobre todo cuando al rellenar el agua, se me acaba la garrafa de 8 litros a mitad de rellenado. Me jode más cuando se acaba y me queda casi nada para llenar el vaso/botella, y tengo que abrir otra garrafa para una cantidad muy pequeña.

Mejor en el dedo índice que en el rabo, y hablo por experiencia muy reciente. Ilustraría con foto pero no existe cámara con suficientes megapíxeles para retratar mi miembro viril :sisi:

Para los mosquitos yo tengo un truco, ponerme música en los auriculares, así no los escuchas y que te piquen donde quiera, total, para qué cabrearte si te pones a buscarlo y no lo pillas.

Muy cierto, odio los grupos de personas que montan una muralla que ni Minas Tirith, sobre todo en el metro. Al final para esquivar a esa gente tengo que tener el Ultra Instinto para poder pasar entre ellos.

Los mosquitos. Un truco es que, si te han picado un par de veces, al menos puedes matarlos después con relativa facilidad. Los hijos de puta se echan buenas siestas cuando han llenado el buche. Si te gan picado, busca, es probable que en alguna pared a cierta altura.

2 Me gusta

¿tanto hay que ampliar la imagen para conseguir ver algo?

4 Me gusta

El/la que se acaba la leche fría y no repone el brick o guarda el cartón con menos de medio dedo se merece un buen puñetazo, que se nota al peso.

Sumale dos más si te ha tocado beberte la leche natural y por culpa de alguien que ha usado la fría para calentarsela al microondas. Ostia puta, si sabe que el de detrás se la bebe fria que se eche la natural en el vaso y deje la fría, que lo mismo le da. Me parece una falta de pensar que no se vive solo enorme.

Lo mismo va para quien deje el canutillo de papel de vater con medio cuadradito colgando con tal de no cambiarlo, y ya dan ganas de matar cuando ves eso, pillas el de reserva y está empezado. ¿Tanto esfuerzo es?

La gente que usa el claxon para saludarse
Los concursos de Antena3
Los ronquidos de la gente

Y podría seguir hasta mañana