Campeonato Topacio (solo jugadores)

@Karamazov as Bayushi Kyo, cortesano Escorpión

@Lyn as Shinjo Takuya, guerrero Unicornio

@Melon as Isawa Aki, shugenja Fénix

@miki716 as Togashi Yoshi, monje tatuado Dragón

Es el vigésimo año del reinado del emperador divino, Hantei XXXVIII. El Imperio Esmeralda ha existido por más de mil años gracias a la guía de los kami y la sabia benevolencia de los emperadores Hantei. Cada uno de los siete grandes clanes compiten eternamente para ser los primeros en el favor del emperador, todo mientras protegen a Rokugan de sus muchos enemigos dentro y fuera de sus fronteras.
El Campeonato Topacio es una oportunidad anual para que cada clan pruebe a sus mejores y más brillante jóvenes los unos contra los otros. Aunque todos los concursantes puede pasar las pruebas, lograr su gempuku y convertirse en samurais de pleno derecho, es el ganador del evento quien se lleva la mayor gloria para si mismo, para su familia y, sobre todo, para su clan, pudiendo incluso lograr una posición de alto rango dentro de los entramados del Imperio.
Como concursantes, todos viajáis al pueblo de Tsuma, donde se llevará a cabo el campeonato. Os encontráis en tierras Grulla, a unos días de distancia de Otosan Uchi, la capital imperial. Quién sabe, tal vez seáis capaces de ganar la prueba y conviertiros en el nuevo Campeón Topacio…
***
Un par de días atrás Shinjo Takuya y Bayushi Kyo se habían encontrado cerca del Paso Beiden, el desfiladero que cruza las montañas que separan las provincias Escorpión de las provincias León, dividiendo Rokugan en dos partes prácticamente simétricas. Takuya, montado en su impresionante corcel de guerra, venía de tierras Unicornio, en el extremo norte del Imperio y tras sopesar qué ruta seguir, decidió descartar aquella que cruzaba de lleno las provincias Grulla, para optar por adentrarse en tierras Escorpión.
Al verle Kyo se sorprendió. No era algo común encontrarse con jinetes Unicornio tan al sur. Tras presentarse y aprender que ambos eran contendientes en el Campeonato Topacio decidieron seguir el camino juntos y aprender un poco el uno del otro. Pero, ¿podía alguien realmente confiar en un samurai Escorpión o eran taimados sin honor como solían decir los Grulla? ¿Eran los Unicornio verdaderos samurai o poco más que extranjeros pretendiendo serlo?
***
Por su parte Aki y Yoshi habían compartido camino durante casi una semana. Las tierras Dragón, colindantes con las Fénix, podían ser un territorio salvaje e inhóspito, así que al encontrarse por casualidad en el camino imperial y aprender que iban a ser contendientes en la misma competición, habían decidido que lo apropiado era compartir esa parte del viaje juntos y, de paso, como samurais jóvenes, aprender algo de los otros clanes que seguramente solo habrían leído en pergaminos o escuchado en cuentos y canciones. ¿Eran los Dragón tan enigmáticos como solía decirse? ¿Los Fénix podían hablar con los espíritus de la naturaleza casi a su antojo?

Takuya y Kyo vais por vuestro lado cerca del paso del Beiden. Podéis tener una pequeña conversación para intentar meteros en el personaje.

Aki y Yoshi también vais por vuestro lado, un poco más al norte. Podéis hacer lo propio.

Recordad hablad con el respeto digno de un samurai y el código del bushido, aunque cada clan tiene sus particularidades, cada familia las suyas y el carácter único de cada personaje decisión de su jugador. Buena suerte e intentad pasarlo bien. Aquí empieza “El campeonato Topacio”.

3 Me gusta

Shinjo Takuya
takuya

Bayushi Kyo
kyo

Isawa Aki
Isawa_Aki

Togashi Yoshi
yoshi

2 Me gusta

– Togashi-san(@miki716), reconozco que he oído muchos rumores y leído algunos manuscritos sobre el clan Dragón pero nada concreto, es un clan misterioso, llevamos una semana viajando juntos y me gustaría conocerlo más de cerca, ¿qué puedes contarme sobre tu clan?

1 me gusta

– No funcionamos como el resto de clanes. Nuestro objetivo no es como el de otros clanes, no queremos poder, buscamos el conocimiento a través de la meditación. Vosotros sois parecidos en eso, si mis creencias son ciertas, aunque no somos tantos como vosotros. En mi caso, esta es la primera vez que salgo de las montañas. ¿Qué me puedes contar de ti y los tuyos?

1 me gusta

– Los Fénix somos un clan de contrastes, muy pacíficos pero poderosos, cuando un fénix toca fondo es para renacer más brillante. Los Isawa dominamos los elementos, yo personalmente domino principalmente el fuego y estudiaba en la academia Isawa, pero mi mentora murió en un accidente por lo que aún me queda mucho por aprender.

1 me gusta

– Hum… entiendo.

Agacho la cabeza y vuelvo a centrarme en mis pensamientos.

En ese momento notáis que se acerca un poni con un samurai joven, aunque un poco mayor que vosotros, sobre sus lomos. El hombre es bajito y regordete y lleva un montón de pergaminos en las alforjas. En su pechera luce el mon del Clan del León, lo cual no es extraño al estar en las tierras de ese clan. Lo que sí os resulta peculiar es que más allá del saludo se detenga.
—Ah, buenos, días, amigos—dice mientras se pone a vuestra altura sin descabalgar—¿De camino a Tsuma?—añade, aunque os da la sensación de que la pregunta no necesita respuesta alguna —Curioso encuentro el de una sacerdotisa Fénix y un monje Dragón en las tierras fronterizas entre el León y la Grulla. Mi nombre es Ikoma Yukichi. Es todo un honor, por supuesto—termina, descabalgando y haciendo una pequeña reverencia con bastante gracia.

Sabéis que la familia Ikoma es famosa por su escuela de historiadores y que cuentan con muchos bardos en sus filas, gente que viaja por el Imperio escribiendo crónicas del mismo. No podéis saber si Yukichi es un bardo, las escuelas son familiares pero puede asistir a ellas cualquier miembro del clan, sea de esa misma familia o no, pero los pergaminos en las alforjas y el porte poco guerrero del samurai os indica que podría ser así.

Ikoma Yukichi
Ikoma_Eiji

2 Me gusta

Sin darle gran importancia, me giro hacia el… redondo… hombre.

– Buenos días, amigo, un honor conocerte. Sí, nos dirigimos a Tsuma. –Le miro más detalladamente y entiendo que no tiene el cuerpo de un guerrero, aun así, sería descortés asumirlo–. ¿Te diriges también allí? ¿Participas en el Campeonato?

Yukichi mira a Yoshi y suelta una gran risotada. Su desparpajo no parece el típico de un León; tampoco es que hayáis conocido a muchos por no decir a ninguno, pero desde luego parece alejado de esa imagen marcial, seria y volcada con el bushidô que todo samurai León que se precie debería tener según las enseñanzas de vuestros maestros y las viejas historias de los pergaminos. —Me temo que soy bastante más viejo que vos, Togashi Yoshi-san. La época para que mi clan me presentara al Campeonato Topacio pasó hace ya algunos años. Tampoco es que ese honor fuera a sucederme a mí. Como ahora, en ese entonces era un modesto aprendiz de samurai, lejos del potencial que vos o Isawa Aki-san—dirige su mirada hacia la Fénix—parecen tener. Mi tarea en Tsuma es otra—termina, pícaro.

Por supuesto os dais cuenta de que ha mencionado vuestros nombres sin que vosotros os presentarais, lo que significa que de algún modo os conocía y demostrándolo abiertamente quiere que vosotros sepáis que os conoce.

Eso hace sentir a Yoshi un tanto incómodo, aunque sientes que tendrás que acostumbrarte a este tipo de ardides fuera del remanso de paz de tus montañas Dragón.

Aki, por otra parte, acostumbrada a un clan mucho más político como el Fénix y a las tramas palaciegas entre los shugenja Isawa no se sorprende en demasía. Aunque sí se siente intrigada por qué podría desear ese peculiar León.

1 me gusta

Me giro al frente y sigo andando, esperando que Aki tome la palabra, o bien que este extraño hombre deje de importunarme.

Miro a Yukichi intrigada.

– Y…¿Cuál es su tarea en Tsuma? Si se puede preguntar.

Reconozco que Bayushi Kyo @Karamazov , me perturba. Sus movimientos son gráciles y parece que haya tenido una alta educación. Me pone nervioso que me miren por encima del hombro como los grulla, pero este escorpión no me trata condescendientemente, me sorprende que casi me trate como a un igual. Pero no termino de fiarme, no logro adivinar sus pensamientos o si esta fingiendo esa naturalidad conmigo. Hablan cosas terribles del clan escorpión, aunque Kyo me cae bien. Esa naturalidad hacia conmigo ha hecho que hable más de la cuenta. No debería hablar tanto con un desconocido y más de un clan rival. Así que opto por quedarme un rato en silencio. Me relaja escuchar el viento y los sonidos del bosque, me siento como en casa.

3 Me gusta

Yukichi se toca el pelo recogido en una coleta al estilo samurai.

—Oh, soy un Ikoma de la escuela Ikoma de historiadores. Me han designado como cronista oficial del evento—responde afablemente—. De hecho viajaba con Kitsuki Yukimi; vos habréis oído hablar de ella, Dragón-san—dice dirigiéndose al Togashi— La actual campeona Topacio. Desgraciadamente…—suspira—tuve que hacer un alto en el camino en tierras de la familia Matsu y ella se adelantó. Pensaba que quizás os habríais encontrado, pero viendo que ella lleva una montura parecida a la mía, seguramente se adelantaría también a vuestras mercedes.

Yoshi conoce el nombre de Kitsuki Yukimi, una compañera del Clan Dragón, aunque de otra familia y escuela. Se hablan maravillas de la misma desde su niñez, como si fuera una niña prodigio de la espada. Todavía más desde que ganara el campeonato Topacio del año pasado. Más allá de su fama no sabe nada más ni se ha cruzado nunca con la misma.

Aki no conoce a la Kitsuki, pero le llama la atención haberse encontrado por casualidad con el cronista del evento y piensa que quizás podría aprender cosas del mismo y de sus rivales si hace las preguntas adecuadas.

Ambos habéis cruzado las provincias Matsu hace unos pocos días, sabéis que están gobernadas por una familia de indómitas guerreras del Clan León con una organización prácticamente matriarcal. Os preguntáis qué asuntos le detendrían en esas provincias, pero no osáis preguntar por no quebrar la etiqueta.

1 me gusta

– He oído su nombre, pero no he tenido el placer de conocerla --dice en voz bastante baja, algo cansado ya del insistente joven–. Desafortunadamente, en nuestro clan no tenemos por costumbre los grandes eventos, y por tanto es difícil que nos conozcamos todos.

1 me gusta

– Oh, un cronista del evento debe tener conocimientos sobre el lugar hacia donde vamos y cómo son nuestros rivales.

1 me gusta
El Ikoma mira a Aki con tono socarrón.
—Tsuma es una ciudad pequeña, famosa por su templo dedicado a la Diosa Sol, les recomiendo que lo visiten, y, sobre todo, claro, por ser sede del dojo de duelistas Kakita—comenta— Por otra parte, sí, tenéis razón, conozco a todos los participantes. Estuve discutiendo sobre ello con Kitsuki Yukimi durante nuestro viaje juntos. Ella tiene mucha confianza en las posibilidades de Togashi Yoshi-san, aquí presente, pero reconoció que la favorita era sin duda Kakita Riku, alumna del mismísimo Kakita Toshimoko e ídolo local en Tsuma—dice con cierta solemnidad —Aunque, por supuesto, en el torneo solo participará la élite de cada clan. Al final solo puede ganar uno, pero es importante que todos puedan celebrar su genpuku; en caso contrario eso reportaría mucho deshonor a sus clanes—termina mientras vuelve a montarse en su poni.

Como Fénix devota a Aki le interesa la mención al Templo de Amateratsu.

Sabéis que Kakita Toshimoko es el daimyo (jefe) de la familia Kakita y a su vez el maestro supremo de su escuela de duelistas; seguramente la mejor escuela de espadachines junto a la Mirumoto de los Dragón.

Sentís la presión sobre vuestros hombros, no solo por intentar ganar o por lo menos hacer un buen papel, sino por ser capaces de graduaros.

Las mecánicas para lograr graduarse y/o ganar el torneo las explicaré una vez lleguéis a Tsuma.

3 Me gusta

—Decidme, Takuya, ¿a qué se debe vuestro silencio? ¿Acaso sois de naturaleza contemplativa? Hacéis bien, si es así, pues en la observación de la naturaleza se encuentra el camino a la paz interior. Pero algo me dice que no sólo hay búsqueda de paz en vuestro ser, de lo contrario no seríais un guerrero, sino quizá un monje. Y tampoco estaríais andando aquí, conmigo, rumbo al campeonato —hablo en un tono amical, con una voz que no resulta ni femenina ni masculina; neutra, difícil de identificar.

Comparto, durante el camino, mi agua y mi sake a Takuya; hago, en definitiva, que la máscara que oculta mi cara no sea un impedimento para mostrar una voluntad compañera.

2 Me gusta

-Soy del clan del unicornio, muchos clanes nos detestan y nos miran por encima del hombro. Había escuchado cosas terribles del clan del escorpión pero desde que os he conocido habéis sido amable conmigo y reconozco que me siento tranquilo a vuestro lado. Quizás no seáis tan terribles como os pintan o quizás me estés manipulando con vuestras técnicas que el resto de clanes teme. El problema es que yo no entiendo de engaños y manipulaciones, no soy así. Mi clan se define por su honestidad, pero también por saber reconocer esa honestidad en otros -intento mantener la compostura y parecer solemne pero no puedo dejar de hablar de manera apasionada. Esto me irrita porque seguramente Kyo piense que soy un patán. Aún así me recompongo y sigo hablando mientras la máscara de Kyo me resulta aún más indescifrable . Seguidamente continuo hablando.
-Por eso creo que si los rumores que corren sobre nuestro clan son falsos, los de vuestro clan también pueden serlo, y aunque llevéis una máscara, tras ella solo puede encontrarse una persona amable. Es mi intuición, y por eso lo creo ya que nuestro clan se basa en ella. Un caballo es honesto, un miembro del clan unicornio también lo será ¿podrá serlo un miembro del clan escorpión? .
Después de estas palabras respiro hondo y le sonrío. Es como si me hubiera quitado un gran peso de encima. Antes de que Kyo pueda responder lo hago yo.
-Aunque un caballo también puede dar una coz, espero que no me des una a mí después de todo lo que acabo de contarte.

Termino mis palabras con una gran carcajada mirando de reojo a mi acompañante esperando su reacción.

3 Me gusta

Contesto a la carcajada con otra carcajada.
—Y hacéis bien en desconfiar; no de mí, sino en general, pues muchas gentes esconden tras un gesto una mala voluntad. Yo, al menos, no soy tan hipócrita como para ocultarme tras una bonita cara. Al contrario, visto máscara y así le digo al otro: "escuchad, ¿veis esta máscara? Pues no es mucho más máscara que vuestra cara solemne tras la que os ocultáis. Así pues, querido acompañante, ¿qué más da si uso máscara o si me oculto tras la más dulce de las miradas? —Y cambiando a un tono mucho más cordial— Hagamos una cosa, veamos qué nos depara el camino juntos y cordialmente y brindemos porque el Campeonato nos sea favorable.

2 Me gusta

Así que la fama precede a mi acompañante, parece que la competencia será dura, espero no deshonrar a mi clan ni a mi familia…

– Un templo de Amateratsu… ¿Podríais hablarme un poco más de él? ¿Por qué lo recomendáis?

1 me gusta