Benny Hill, el millonario que remendaba su ropa, compraba ofertas en el súper y murió solo en su piso alquilado

Benny Hill, el millonario que remendaba su ropa, compraba ofertas en el súper y murió solo en su piso alquilado

LUIS FERNANDO ROMO

4-5 minutos

Su dinero, para sus sobrinos

Actualizado Viernes, 11 marzo 2022 - 01:33

El actor Benny Hill, en uno de sus sketch.

El actor Benny Hill, en uno de sus sketch.

Uno de los mejores disfraces para esconder los sentimientos más perturbadores es la risa y, por supuesto, hacer reír. Cuando hace ahora justo tres décadas Benny Hill falleció de un ataque al corazón la audiencia se quedó pasmada por el tipo de vida que había llevado uno de los mejores cómicos de la historia del audiovisual. Algunos expertos le consideraron uno de los mejores cómicos a la altura de Charles Chaplin, pero con mucha más audiencia. De hecho, el protagonista de El gran dictador tenía una estantería repleta de las películas de Hill en su despacho.

Tras dejar los estudios y ponerse a trabajar como repartidor de leche, el joven empezó a escribir guiones cómicos que en 1952 captaron la atención de los jefazos de la BBC. Ese fue el origen de El show de Benny Hill (1955-1989) convirtiéndole en toda una estrella en más de 140 países, entre ellos Angola, Nigeria o China (en España se estrenó en 1981 en La 2) y granjeándose la admiración del legendario Johnny Carson, que le invitó a su programa en varias ocasiones. Sin embargo, el británico le dio calabazas porque no quería cruzar el Atlántico. El único viaje que solía permitirse era a Marsella donde se alojaba en pensiones. Hablaba con fluidez el francés y chapurreaba español, alemán, neerlandés e italiano.

El cómico británico había amasado una cuantiosa fortuna cifrada en 10 millones de libras, pero jamás hizo ostentación alguna del lujo. Todo lo contrario, hizo alarde de una somera tacañería para consigo mismo. Cuando en la década de los 50 ganaba 30 veces el salario medio de un británico, Benny Hill cogía el metro para ir a los estudios de grabación y vivía en una pensión de mala muerte. Convertido en millonario, evitaba coger taxis, se movía en transporte público e incluso en numerosas ocasiones iba caminando a los sitios.

Nunca compró un coche porque no soportaba esos gastos superfluos y tampoco compró ninguna propiedad. De hecho, falleció en un piso alquilado de dos habitaciones, totalmente aséptico y donde la vajilla ni tan siquiera le pertenecía. En su día a día era normal verle con ropa pasada de moda que no tiraba a la basura hasta que se descosía y desgastaba; si los zapatos se le rompían intentaba arreglarlos con pegamento, siempre compraba la comida en supermercados de barrio baratos en los que aprovechaba las ofertas de última hora. Incluso se negó a reformar el techo de la casa de su madre porque lo consideró demasiado caro.

En la actualidad, los sketches de Benny Hill no se emitirían en televisión por la cosificación continua de la mujer, siempre ligeras de ropa con quienes tenía las manos largas, la mirada viciosa y existía algún que otro amago de acoso sexual. Con la excusa del slapstick todo estaba permitido hasta que un ejecutivo de la cadena decidió cancelar su programa por sexista e inducir al abuso sexual.

Jamás se casó ni tuvo hijos. Se rumoreó que era homosexual e impotente, pero según algunos amigos realmente tenía serios problemas para ligar porque no se consideraba lo suficientemente atractivo para las mujeres. Se tiene constancia de que intentó casarse en dos ocasiones, la primera con la corista Doris Deal y la segunda con la actriz Annette Andre. Huraño con la prensa, confesaba que detestaba las entrevistas, pero en una de sus breves declaraciones antes de alcanzar la fama planetaria admitía que el tipo de mujer que le gustaba era la que "trabajase en una oficina, una fábrica o una tienda que es donde están las guapas con sentido común".

Tras sufrir problemas de corazón, Benny Hill murió solo en su apartamento a los 68 años. Después de dos días sin tener noticias suyas, su productor, Dennis Kirkland, le encontró en un sillón rodeado de comida y platos sucios. Sus sobrinos, con los que no se hablaba, fueron los herederos de su vasta fortuna.

6 Me gusta
7 Me gusta

Si posteara en pacotes lo haria en el hilo de los paco ahorradores

9 Me gusta

6 Me gusta

Seguro que celebraba sus cumpleaños en el Muerde la Pasta.

3 Me gusta

Muchos actores humoristas terminan mal y llevan vidas muy miserables… Lina Morgan, Robin Williams, etc…

1 me gusta

marge simpson running GIF

13 Me gusta

Hoy podría hacer lo mismo y decir que es por combatir el cambio climático.

1 me gusta

Como yo pero sin ser millonario

9 Me gusta

De hecho debió ser pacotero fijo:

7 Me gusta

Me sorprende leer esos dos nombres, qué pasó con ellos?¿?

1 me gusta

Lina llevó una vida muy austera y solitaria parecida a la de Benny…Robin se suicidó por depresión y tampoco llevaba una vida muy allá…

1 me gusta

Robin Wiliams se sucido.
Perosi que suelen terminar mal…Fernando Esteso,el malo de cruz y raya,Andres Pajares…

3 Me gusta

Robin Williams no se suicidó por depresión como tal, si no porque tenía una enfermedad degenerativa tipo alceimer o parkinson y decidió terminar antes de que se le fuese la cabeza del todo

15 Me gusta

Creí haber leido en su día que fué por depresión, pero vamos, que si tenía esa enfermedad era para deprimirse también…

Hoy sería imposible. Es más, la televisión inglesa se cargó el programa en 1985 por machista y por “fomentar el uso del alcohol”.

1 me gusta

Pues si, lo de las chicas corriendo en ropa interior imposible hoy en día… una pena…

1 me gusta

Siempre nos quedarán las pajas que nos brindó el bueno de Benny.

1 me gusta

Joder, estoy viendo que hay videos en internet… que recuerdos…

10 Me gusta

esas podrían ser tu abuela :joy:;

donde este el pacotero de pro:

3 Me gusta