Aurora, de Kym Stanley Robinson

Si hablamos de Aurora, hablamos de Kym Stanley Robinson y, por tanto, hay que empezar por él.

¿Quién es Kym Stanley Robinson?

La trilogía de Marte es su principal seña de identidad. Stanley Robinson nos planteó una “terraformación” del planeta Marte en tres volúmenes, según los cuales la Humanidad decide convertir el lugar más cercano posible en habitable, y los humanos nos llevamos allí nuestros problemas. El eterno dilema entre Ciencia y Política, contando con Economía y, lo que somos o lo poco que somos en realidad.
Este autor cuida cada página, cada línea y cada palabra; no escribe por escribir; quiere dejar un mensaje de sus puntos de vista. Estos puntos de vista son siempre acerca de la Humanidad fracasando, pero a la vez con optimismo sobre lo que la Humanidad podría ser.
Tampoco ahorra páginas en explicaciones técnicas y científicas dedicadas a fijar el entorno donde se desarrollan sus historias. Parte es pura especulación y parte nos va plasmando lo que la ciencia actual conoce de lo que podrían ser esos entornos.
Caben citar de pasada: Antártida , Tiempos de Arroz y Sal y Señales de Lluvia , entre lo que he leído del mismo autor, que es casi todo lo que está en español. Pero no todo, porque hay que tomárselo con calma. No es que sean novelas muy densas, pero tampoco para leerse del tirón una detrás de otra. Tengo pendientes dos o tres y ya caerán.
En cualquier caso, estábamos con Aurora.

¿Qué es Aurora?

Kym Stanley Robinson desarrolla un mundo en el cual la Humanidad está en problemas, como siempre bajo su pluma. En este caso, la dificultad es expandirse a otros sistemas solares y, en este entorno, hablamos de una nave interestelar que lleva unos 2000 habitantes que van acompañados de todo tipo de fauna y flora de la Tierra, para alcanzar aquellos lugares y allí establecerse. El planeta más prometedor de ese sistema al que les toca llegar es bautizado por el camino como Aurora, de ahí el título de la novela.
Son más de 10 años luz de distancia y a la velocidad que se puede alcanzar en este imaginario futuro, se traducen en más de 100 años de viaje. En estas condiciones hacen falta varias generaciones para llegar al sistema solar Tau Ceti, que previamente fue explorado por sondas y parecía ser apto para la vida terrestre.
imagen

Devi

La historia comienza en tiempos de Devi, que es la persona más brillante de la nave que nos ocupa. Ella resuelve todo, nadie puede vivir sin consultarle y, a la vez, esta amargada y odia su vida y el mundo que le ha tocado vivir. En su cabeza siempre está presente la gran pregunta que consiste en qué hace allí y por qué. Ella no lo eligió. Ella forma parte de la generación a quienes tocó llegar a Tau Ceti

Freya

Para aproximarse a Aurora, hay que mencionar a Freya. Es la hija de Devi y, si su madre, siendo la persona más inteligente de la nave, no sabe qué hacen allí, Freya, que nace con limitaciones intelectuales, menos todavía.
Sin embargo, asume su condición de chica poco inteligente para ciertas cosas, como son las matemáticas. Pero de su madre aprende y hereda la voluntad de ayudar a la gente. Para eso sí que está capacitada de sobra.
También está el padre de Freya y marido de Devi, un muy buen tipo que no sabe como manejarse con Devi en los momentos duros de ella, pero sí orientar a Freya.

La Nave

Pasamos a la parte central, la novela está contada desde el punto de vista del ordenador cuántico que se encarga de que funcione todo.
La ya explicada Devi pasa la mayor parte del tiempo hablando, reprogramando y viviendo sus días con el ordenador de la nave. Esa inteligencia artificial, llega un momento que adquiere conciencia de si misma.
La Nave comienza a preguntarse, como cualquier recién nacido, quién es y qué hace aquí. La manera de conocerse a sí misma, por órdenes de Devi, consiste en contar la historia del viaje, en dejar constancia de lo que está pasando. Kym Stanley Robinson nos transmite que la vida es la historia de nuestras experiencias, y la consciencia se materializa en cómo nos las contamos a nosotros mismos o a los demás.
El núcleo de esta novela es la Nave contando su historia, que es la de su funcionamiento, la de sus humanos y ecosistemas de los que cuida, y su propio viaje dentro de sí misma. Robinson va cambiando el modo de su escritura a la vez que la Nave aprende conceptos, aprende a pensar, aprende a analizar y aprende a contar una historia.
7881

Freya y la Nave

Cuando el desembarco en Aurora plantea dificultades no previstas, toca tomar decisiones, y ninguna de las posibles es perfecta. Todas son malas sobre el papel.
A partir de aquí, Robinson crea una pareja de amigas: a la Nave naciendo a la consciencia por un lado, y a Freya buscando su lugar en el mundo. Y entre las dos se hacen mejores y más fuertes. Ninguna de ellas tiene la solución, pero las dos crecen.
Después de esto, queda mucha historia de contar, y Robinson la cuenta, mediante los pensamientos y vivencias de la Nave. Dejando a ambas, a Freya y a la Nave, donde querían acabar, o lo más cerca posible. No es un final necesariamente feliz, pero sí esperanzador.
No es fácil de leer, o al menos depende de con qué se compare. No es ciencia ficción de aventurillas sin más, que a mí me gusta, pero a veces viene bien echar un vistazo a un Kym Stanley Robinson, o algun otro autor de este cariz. Merece la pena.
5 Me gusta

Hijo puta la que me coló con Marte

La culpa no la tuvo él, la tuve yo por recomendártelo. Y el Verde… te queda el azul creo.

En cuanto a Aurora, nada más qué decir, sólo dar las gracias a @onamu por animarme a escribir la reseña y a @Mefistofenes por leerse el borrador. Como dije en el hilo de literatura, me trago cualquier cosa de naves espaciales, la mayoría relleno. Esto son palabras mayores. Y como dije a @pacotadmin, gracias por subirlo al Magazine y quedo pendiente de Cita con Rama.

4 Me gusta

Solo existe una novela de Cita con Rama, no lo olvides :sisi:

Es demasiado obra mestra la primera. Las demás, sigue siendo Clarke,o algo así, ayudado por otro. Es como 2001, en este caso es mejor 2010.

Pero no desviemos el tema de Aurora, que sé que no se lo ha leído ni dios ni nadie piensa hacerlo. Aconsejaría Marte de ese hombre, pero @Ibrahimovic me mata :sweat_smile:

2 Me gusta

Yo la acabo de mandar a mi Kindle, así que pronto me la leeré, no te preocupes.

1 me gusta

Que está ocurriendo. Una reseña literaria que no es mía???

Luego la leo completa y doy opinión

Me pareció fría y decepcionante, de lo peor que he leído de Kim Stanley Robinson.

El mensaje que manda es lamentable, un puñetazo para el que se acerca a la novela con afán de aventura y descubrimiento.

Leído el artículo la verdad que la premisa de contar lo historia desde el punto de vista de una IA que acaba de tomar conciencia de sí misma me parece COJONUDO.

Pasa que de este tipo leí Marte Rojo y no pude más. Y por como describes la obra parece que va por los mismos estilos y derroteros. Este tipo es… complicado. No es denso, coincido contigo, pero no es una lectura amigable.

1 me gusta

Yo estoy con Luna Roja y me está gustando mucho, apuntado queda Aurora.

Tenía que serlo, dada la premisa. Aunque ese hombre suele ser bastante frío con cualquier premisa. En cuanto a decepcionante, ya va con cada uno.

Chinos en la Luna ¿no? Tengo antes pendiente el de Nueva York.