Análisis: Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth

Texto Destacado en nuestro Magazine: https://magazine.pacot.es/2018/09/20/analisis-call-cthulhu-dark-corners-earth/

En las fauces de la locura En el año 2005 se publicó Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth, una obra que combina el survival horror con first person shooter y un toque de aventura. Ambientado enteramente en el mundo y mitos lovecraftianos, el juego no tuvo mucho éxito en su momento, pero con…

9 Me gusta

No lo termine nunca por que mas avanzado el juego se ponia muy shooter pero en plan cutrisimo. El principio y mientras exploras el pueblo me parece una pasada.

De este juego tendrían que sacar un remake bien hecho, con las mecánicas jugables más pulidas.

Para escarnio público y autoflagelación copio y pego el reanálisis que en su día (septiembre de 2007) hice en Meri:

Después de muchas penurias (y de consultar un montón de veces la guía de Meri) he conseguido acabarme este juego.

Como aspectos positivos destacaría la fantástica ambientación, unos gráficos que aunque no deslumbran sí cumplen con su cometido y alguna “innovación” interesante (el manejo de las armas, los efectos cuando se acojona el protagonista, …).

En la parte negativa está la absurda dificultad: si hay alguien que se haya pasado este juego sin consultar una guía se merece un premio. Si por casualidad descubres qué tienes que hacer, tranquilo, no tardarás en morir.
Además cuenta con algunos bugs: en una de las misiones llegas a una sala en la que no hay nada con lo que interactuar, sólo un enorme botón rojo; te tiras 5 minutos pulsando el puto botón, cargas varias veces la partida por si acaso, y al final lo que hay que hacer es pulsar el botón de refilón… hay que joderse. O en el barco, cuando vienen las olas gigantes no se te ocurra guardar, ya que al cargar morirás automáticamente…

En fin, que no le recomiendo este juego a nadie, acabarás más chalado que el protagonista, … y hasta los cojones :-D

:roto2:


A pesar de esto hoy en día tengo un buen recuerdo del juego.

Yo me quedé cerca del final, creo, en la parte del barco cuando empiezan a azotar las olas y a llenarse todo de profundos. Es verdad que el juego pega un bajón considerable cuando empieza a abusar de la mecánica shooter, y que a veces es demasiado críptico a la hora de mostrar el camino a seguir o la forma de resolver los puzzles (la parte de la refinería es un puto infierno por ambas cosas: enemigos infinitos que no dejan de aparecer, y un recorrido demasiado enrevesado sin pista alguna a seguir). Pero sólo por la ambientación y el sabor Lovecraftiano merece la pena darle un tiento.

Algún día me animaré a intentar terminarlo. Ya vendré por aquí a comentar mis desgracias.