Al pendejito que me anda escribiendo

gokú manejando

Sois todos multicuentas de elxokas?

Por qué veo la dirección de mi casa en un foro español. Pregunto.

2 Me gusta

Humildad… Para mí hay un hombre que lo consiguió todo y que su existencia cambio el mundo ya que fue debido a su ambición y por tanto, no se hubiera llegado al mismo resultado con otra persona. Hablo de Julio César.

Julio César fue una persona que por sus ambiciones personales buscaba la gloria y por ello, decidió conquistar las Galias. Ganó una batalla en la que con menos de 50 000 hombres, derrotó a casi 300 000 galos por un lado, y 80 000 por otro lado liderados por Vercingetorix. Nada fácil, y que llevó un gran esfuerzo considerado como una hazaña suya personal.

El Senado lo consideraba una amenaza, tenían miedo de su creciente popularidad y de que obtuviera más poder, por tanto, después de su enorme esfuerzo cuando su principal motivación para invadir las Galias fue buscar gloria, el Senado le exigió que abandonara el mando de sus legiones o que de lo contrario se le consideraría enemigo de la República.

Que difícil cuestión, elegir entre ser humilde y hacer caso a los designios del Senado, o exigir el éxito y poder que se había ganado con el sudor de su frente. Ganas una guerra que dura años siendo la batalla final 380 000 contra unos 50 000 y tienes que ser humilde y que no te permitan acceder a toda la riqueza y éxito la cual mereces por tal esfuerzo.

Como es de esperar, si Julio César ha transcendido en la historia, fue por tomar la decisión de plantar cara al Senado y no renunciar al éxito y gloria que se merecía por todo el esfuerzo invertido en ganar las Galias. Finalmente, derrotó a Pompeyo, a quien nombraron cónsul para derrotar a César, y con él, a todo el Senado.

Es increíble que a pesar de su falta de humildad (lo que debían de pensar los Senadores) tuviera la suficiente misericordia para no matarlas y seguir permitiéndoles estar en su cargo, con la diferencia de que César fue nombrado a sí mismo Dictador con la intención de salvar a Roma. Sorprendentemente no solo era un genio militar, sino que también era un excelente político y el Senado comprobó que no les quedaba otra que acatar todo lo que dijera César, pero que a pesar de eso, él sólo era más competente que todo el Senado junto y llevó a una época de esplendor a Roma.

¿Cómo es esto posible si el tal Julio César era una persona arrogante que solamente tenía ambiciones y carecía de humildad como podían llegar a pensar los senadores en aquella época y más de un forero que ha discutido conmigo?

Que no se preocupe ningún forero que ha discutido conmigo, que está parte del cuento le va a gustar.

Como Roma estaba prosperando por las ambiciones de un hombre que había conquistado las Galias y que había derrotado a todos los enemigos que se oponían a su más que lícitos deseos, al Senado no le quedó otra que organizar un complot para matar a César, no podía seguir trayendo prosperidad a Roma y seguir dejando a los ilustres senadores como meros figurantes. Por ello, a traición de hasta quien consideraba como a un hijo, Brutus, los senadores acabaron con él clavándole 27 puñaladas.

Por fin, aquella persona que había cubierto de gloria a Roma y que desconocía la palabra humildad, está muerta. Sin embargo, como tampoco entenderán los foreros que hablan de humildad y demás, Octavio Augusto quien podía considerarse el nieto de Julio César, terminó poniendo fin a la República (aquello tan defendido y que hacía alarde de humildad al ser dirigido por un grupo de sabios cuya última gran contribución fue asesinar a la persona que había traído tanta prosperidad a su amada República) y dando paso al Imperio Romano.

Fin del cuento.

Me pregunto donde estaríamos todos nosotros si Julio César hubiera abandonado el mando cuando los senadores se lo exigieron y no hubiera mostrado esa falta de humildad exigiendo la recompensa por la que tanto había luchado. No sé, para empezar, el mes de Julio y Agosto no existirían.

Esto va para todo el que piense que me falta humildad.

4 Me gusta

Ya vi al pobre Mapache :joy:

1 me gusta

Los lunes los nuevos domingos.

Va a leer esos ladrillazos Rita.

1 me gusta

@NiSiLLa

La batalla de Ollantaytambo fue un enfrentamiento militar que tuvo lugar durante la conquista española del Tahuantinsuyo, en enero de 1537, entre las fuerzas de Manco Inca y una expedición española comandada por Hernando Pizarro.

Habiendo sido aliado de los españoles, Manco Inca se rebeló en mayo de 1536 y asedió a la guarnición española en la ciudad del Cuzco. Para acabar con el conflicto, los asediados prepararon un ataque contra el cuartel general del Inca, localizado en el poblado de Ollantaytambo. La expedición fue comandada por Hernando Pizarro y constaba de 100 españoles y unos 30 000 aliados indígenas que se enfrentaron contra un ejército inca de 20 000 soldados.

El ejército inca se las ingenió para retener al ejército de Pizarro frente a un conjunto de altas terrazas agrícolas e inundaron su posición con la finalidad de debilitar a la caballería española. Incapacitados de avanzar y severamente presionados, los españoles se retiraron por la noche hacia la ciudad del Cuzco. A pesar de esta victoria, la llegada de refuerzos españoles al Cuzco forzó a Manco Inca a abandonar Ollantaytambo y buscar refugio en los densos bosques de la región de Vilcabamba, donde un estado inca independiente sobrevivió hasta 1572.

Existe cierta controversia con respecto a la ubicación real de la batalla. Según el canadiense John Hemming esta tomó lugar en el propio pueblo mientras que Jean-Pierre Protzen argumenta que la cercana llanura de Marcabamba está más de acorde con las descripciones del enfrentamiento.

Por un tiempo Manco Inca y los conquistadores españoles mantuvieron buenas relaciones, además de que juntos derrotaron a los generales de Atahualpa y restablecieron el régimen inca en grandes porciones del imperio.4​ Sin embargo, Manco Inca se dio cuenta de que la autoridad real reposaba sobre manos hispanas cuando su casa fue saqueada con impunidad por un motín español en 1535.​ Después de este incidente, el Inca fue sujeto de acoso constante ya que los españoles exigían oro, hurtaban a sus esposas, e inclusive lo aprisionaron, motivo por el cual escapó de Cuzco para iniciar un levantamiento.

En mayo de 1536, un ejército inca asedió Cuzco, en donde había una guarnición de españoles y sus aliados indígenas.​ Los conquistadores fueron severamente presionados pero se las arreglaron para resistir y contraatacar, llegando a asaltar el principal fuerte inca en Sacsayhuamán.​ Mientras tanto, los generales de Manco Inca ocuparon la sierra central del actual Perú y aniquilaron a varias expediciones enviadas a reforzar el Cuzco, pero fallaron en su intento de sitiar la recientemente fundada capital española de Lima.​ Como resultado de estos acontecimientos, ningún bando fue capaz de romper el estado de inmovilidad en el Cuzco por varios meses así que la guarnición española decidió hacer un ataque directo al cuartel general de Manco Inca en el poblado de Ollantaytambo, a unos 70 kilómetros al noroeste de la ciudad.

El ataque fue dirigido por Hernando Pizarro, el comandante español con más alto rango en el Cuzco, con un ejército de 100 españoles (30 de infantería, 70 de caballería) y un inmenso contingente de aliados indígenas estimado en 30 000. Su distintivo principal en contraste con el ejército inca era la caballería, pues los caballos otorgaban una considerable ventaja en poder de ataque, maniobrabilidad, velocidad y pervivencia superior al de los guerreros incas.Todos los españoles usaban algún tipo de armadura, las más comúnmente usadas eran las cotas de malla de hierro y las telas protectoras que eran más ligeras y ordinarias que la indumentaria completa; estas eran complementadas por cascos de acero y pequeños escudos de hierro o madera.​ La principal arma ofensiva española era la espada de acero, la cual los jinetes suplementaban con la lanza; ambas armas podían fácilmente introducirse en las vestimentas protectoras usadas por los soldados incas. Armas de fuego, como el arcabuz, fueron raramente usadas durante la conquista española del Tahuantinsuyo debido a que eran escasas, difíciles de usar y menospreciadas por los jinetes por considerarlas armas indecorosas. Los aliados indígenas fueron de mucha importancia a los españoles pues suministraban miles de guerreros así como personal de apoyo y provisiones.​ Durante la campaña de Ollantaytambo, la expedición de Hernando Pizarro recibió a miles de nativos, principalmente cañaris, chachapoyas y huancas, así como a muchos miembros de la nobleza cuzqueña que no siguieron a Manco Inca.

Contra los españoles, Manco Inca tenía más de 30 000 soldados reunidos en Ollantaytambo, entre ellos había una gran cantidad de reclutas provenientes de tribus de la selva amazónica.​ El ejército de Manco Inca era una milicia compuesta en su mayoría de agricultores conscriptos con solo una buena capacitación militar como mayor ventaja en el conflicto. Esta era la práctica habitual en el Imperio Inca, donde el servicio militar formaba parte del deber de todos los hombres casados entre la edad de 25 y 50 años. En combate, estos soldados eran organizados por grupo étnico y conducidos a la batalla por sus propios líderes étnicos, llamados curacas.​ Las armas utilizadas incluyeron armas de combate cuerpo a cuerpo tales como garrotes y lanzas, así como armas de largo alcance como flechas, jabalinas y hondas; el equipo de protección incluía cascos, escudos y armaduras de algodón comprimido.​

Con este armamento los guerreros incas estaban en desventaja en comparación con los españoles, ya que sus palos de madera y mazas con cabezas de piedra o bronce rara vez lograban matar a los españoles. Los tirachinas y otras armas de largo alcance a veces eran más efectivas debido a la precisión de los tiradores y al tamaño de las balas. A pesar de esto, los guerreros incas no tenían ninguna posibilidad contra la caballería española en campo abierto, por lo que decidieron luchar en terreno accidentado, cavando pozos para disminuir la movilidad de los caballos.

En Ollantaytambo, los incas se apoyaron en las fortificaciones para luchar contra los españoles. La principal vía de acceso a las montañas era el río Urubamba, que conectaba el sitio con Machu Picchu al oeste, y con Písac y Cuzco al este. Tras la revuelta, Manco Inca fortificó las entradas orientales para repeler los ataques de la antigua capital, ahora aliada por los españoles. La primera línea de defensa consistió en una fuerte subida de terrazas en Pachar, cerca de la confluencia de los ríos Anta y Urubamba. Detrás de esta subida los incas canalizaron el Urubamba para hacerlo cruzar el valle de derecha a izquierda y de regreso, formando dos líneas de agua frente a los muros de Choqana en la margen izquierda y de 'Inkapintay en la derecha. Después del agua, en la llanura de Marcabamba, once terrazas altas cerraban el valle entre las montañas y un profundo cañón formado por el Urubamba. La única forma de avanzar era utilizar la Puerta T’iyupunku, un fuerte muro defensivo en el que se abrían dos puertas estrechas. En caso de que se pasaran estas puertas, un centro religioso rodeado de altas terrazas con vistas a Ollantaytambo, proporcionaría la última línea de defensa.

Ante estos obstáculos, la expedición española tuvo que cruzar el río muchas veces, a menudo luchando. El grueso del ejército inca se enfrentó a los españoles desde lo alto de unas terrazas con vistas a la llanura de Urubamba. Numerosos asaltos españoles a las terrazas fracasaron bajo una lluvia de flechas y hondas lanzados en los dos flancos enemigos.

Al llegar a la fortaleza, Hernando Pizarro decide mandar una expedición de flanqueo al mando de un capitán. Luego, momentos después, se dirige al pie de la misma, con intención de capturar al Inca topándose con una situación completamente inesperada
“…Llegado pues Hernando al amanecer sobre Tambo halló las cosas muy diferentes de lo que esperaba porque había puestas muchas centinelas en el campo y por los muros, y muchos cuerpos de guardia tocando al arma con gran gritería como los indios suelen… era cosa notable ver salir algunos ferozmente con espadas castellanas, rodelas y morriones, y tal indio hubo que armado de esta manera se atrevió a embestir con un caballo… aparecía el Inca a caballo entre su gente con su lanza en la mano, teniendo al ejercito recogido y arrimado al lugar que estaba muy bien fortificado de muralla y de un río, con buenas trincheras y fuertes terraplenes, a trechos y en buen orden.”
crónicas de Antonio de Herrera. Historia general de los hechos de los castellanos en las Islas y Tierra Firme del mar Océano . Madrid (1601 – 1615).

Oportunamente informado Manco Inca descubrió el plan de Hernando y mandó que se sacara al río de su lecho, con fin de inundar la tierra de tal forma que los españoles no pudieran usar bien su caballería. Se desata el combate con una carga frontal coordinada entre caballería española e infantería indígena por oleadas hacia los andenes del lugar, siendo repelido por una enorme cantidad de piedras y flechas con una puntería mortal.

La batalla se tornaba más sangrienta y la lucha era heroica en ambos bandos. Si bien es cierto los españoles podían resistir mejor los ataques de los rivales, los aliados indígenas se hallaban en igualdad de armamento con los soldados cuzqueños por lo que la cantidad de bajas entre ellos era enorme, además las armas y caballos capturados a los españoles muertos en los enfrentamientos anteriores eran ahora hábilmente utilizados por los guerreros incas, más aún estos sustrajeron prácticas hispanas de combate como los perros y las aplicaban a su modo presentándose en esa fase del combate un escuadrón de pumas amaestrados que causaron gran mortandad entre los atacantes y sus aliados.

Mientras más dura se tornaba la lucha, Hernando Pizarro recibió noticias de que la tropa que había enviado para flanqueo resultó vencida por los soldados incas. Para empeorar la situación, un grupo de soldados había pasado inadvertido y los atacó desde un flanco. Hernando había ido a atrapar al Inca en su propia base, pero ahora los papeles habían cambiado. Era Manco el que quería capturar vivo al capitán español. La victoria cuzqueña empezaba a tomar forma y el comando español dispuso una retirada pronta antes del anochecer.

El plan de Hernando era sacar a su ejército en orden, pero las medidas tomadas por el comando cuzqueño hicieron que los españoles cayeran en la desesperación, por lo que la retirada se transformó en fuga, los españoles huyeron precipitadamente del campo de batalla, olvidando a sus aliados indígenas en el camino, quienes fueron siendo eliminados por los soldados cuzqueños que los perseguían.

La persecución fue feroz, otro pariente del conquistador Francisco Pizarro, su primo Pedro Pizarro al perder su montura estuvo a punto de ser victimado por los guerreros incas
“…acudieron tantos indios sobre Pizarro y su caballo que se le soltó, y a él le cercaron defendiéndose valerosamente con su espada y su adarga, acudieron a socorrerle dos de a caballo, que tomandole en medio aunque trabajosamente le sacaron de la furia y porque para salir de entre ellos era necesario correr, hallandose Pedro Pizarro muy cansado se ahogaba y rogó a los compañeros que le aguardasen porque más quería morir peleando que huyendo ahogado … .”
crónicas de Antonio de Herrera. Historia general de los hechos de los castellanos en las Islas y Tierra Firme del mar Océano . Madrid (1601 – 1615).

La victoria había sido tan contundente que, al día siguiente, un grupo de cuzqueños que había ido a perseguir a los rivales que huían, encontraron el campamento español completamente abandonado. Dice la crónica de Titu Cusi Yupanqui que los cuzqueños rieron ruidosamente porque los españoles habían huido de miedo.

El éxito de Ollantaytambo animó a Manco Inca a intentar la reconquista de Cuzco. Los españoles, sin embargo, descubrieron que el ejército inca se concentraba cerca de la ciudad y organizaron un ataque nocturno que provocó graves pérdidas entre los incas. El 18 de abril de 1537, un contingente español dirigido por Diego de Almagro regresó de una larga expedición a Chile y ocupó Cuzco. Almagro encarceló a los hermanos de Pizarro porque quería la ciudad para él; buena parte de las tropas españolas y nativas se le unieron.

Previamente había intentado negociar con Manco Inca, pero el intento fracasó cuando los ejércitos se enfrentaron en Calca, cerca del Cuzco. Como Almagro había traído refuerzos, el Inca decidió que su posición en Ollantaytambo ya no era segura porque estaba demasiado cerca del Cuzco, y se retiró al este hacia Vitcos.​ Almagro envió a su lugarteniente Rodrigo Orgóñez en su persecución con 300 españoles y muchos auxiliares indios. Orgoñez ocupó y saqueó Vitcos en julio de 1537, capturando a numerosos prisioneros, pero Manco Inca logró escapar.​ El soberano se refugió en la remota Vilcabamba, donde continuó existiendo un estado inca hasta la captura y ejecución de Túpac Amaru, el último Inca, en 1572.

«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre[…]»

Mateo 7:7

Guardáis tochos en Word o hay una web oficial que los salvaguarda?

pones en google “érase una vez” ó “Gorzark” y salen solos.

3 Me gusta

Hanaiakamalama

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Hanaiakamalama (Palacio de Verano de la Reina Emma).

El Hanaiakamalama, o Palacio de Verano de la Reina Emma, sirvió de lugar de recreo de la reina Emma de Hawái de 1857 a 1885, además de para su esposo, el rey Kamehameha IV y su hijo, el Príncipe Albert Edward.

En la actualidad se trata de un hito histórico, museo y lugar turístico situado en el 2913 Pali Highway, a menos de diez minutos en coche del centro de Honolulú, en Hawái. El museo abre todos los días de 9:00 de la mañana a 4:00 de la tarde y se mantiene con los ingresos obtenidos de las entradas, las ventas de la tienda de regalos y otros fondos recaudados por la asociación Hijas de Hawái.

Índice

Historia[editar]

Hanaiakamalama se encuentra en el Valle de Nuʻuanu Valley, durante mucho tiempo un lugar popular entre los jefes hawaianos y la realeza y más tarde para los residentes no hawaianos, para quienes el clima más fresco de las tierras altas resultaba más agradable que el del centro de Honolulú.

La estructura de la casa se construyó en Boston en 1848 y fue enviada por barco a Hawái vía cabo de Hornos. Luego se montó sobre una propiedad adquirida por John Lewis del gobierno hawaiano. Tenía una planta, seis habitaciones y un porche con columnas dóricas de estilo renacentista griego.

En 1850, dos años después de su construcción, John Young II adquirió la propiedad en una subasta por 6.000 $. Young fue el dueño hasta 1857, cuando la cedió a su sobrina, la Reina Emma. En 1869, la reina Emma añadió una gran estancia llamada “the Edinburgh Room” (la Sala Edimburgo) a la parte posterior de la estructura, para preparar la visita del duque de Edimburgo.

Tras la muerte de la reina Emma en 1885, el gobierno monárquico hawaiano adquirió la propiedad. Hubo planes para construir un parque de béisbol en su emplazamiento, pero las Hijas de Hawái la adquirieron con la intención de restaurarlo, como monumento a la historia de Hawái. Entró a formar parte del Registro Nacional de Lugares Históricos en la década de 1970.

Situación actual[editar]

El Palacio de Verano de la Reina Emma, se encuentra hoy sobre un terreno de 2,16 acres (8.740 m²) propiedad de la “Queen Emma Estate”, mantenido por las Hijas de Hawái. Los jardines presentan muchas plantas originarias de las Islas Hawái.

La casa en sí es un museo que alberga las posesiones de la Reina Emma, además de las de su marido, el Rey Kamehameha IV, su hijo, el Príncipe Albert Edward y otros miembros de las familias reales hawaianas. Estos son los aposentos y su contenido:

  • Entrance Hall (Vestíbulo de Entrada) - estandartes de plumas (kāhili); escudo real de armas.
  • Front Bedroom (Dormitorio delantero) - (antiguamente el Comedor) - Amplia cama de acacia koa; cuna del Príncipe Albert; cama estilo trineo de la Reina Emma; bañera del Príncipe Albert Edward.
  • Parlor (Salón) - piano de media cola de la Reina Emma; 3 capas de plumas; mesa y sillas de comedor de koa; jarrón de porcelana imari obsequio del Emperador Meiji al Rey Kalākaua
  • Cloak Room (Sala de Capas) - capa real de plumas
  • Back Bedroom (Dormitorio Trasero) - cama de koa de la Reina Emma; cuna de koa del Príncipe Albert Edward; muestra del vestidor del príncipe con traje de terciopelo, etc.
  • Center Hall (Vestíbulo Central) - pila bautismal de plata obsequio de la Reina Victoria; collar de colmillo de tigre; proyector regalo de Napoleón III con motivo de la visita de la Reina Emma a Francia en 1865; artefactos de tela de tapa; estandartes de plumas (kāhili)
  • Edinburgh Room (Sala Edimburgo) - Gabinete real con porcelana regalo de la Reina Victoria; mobiliario de palo de rosa; piano; silla y sofá.

La casa contiene también una serie de retratos de interés histórico, por ejemplo: William Charles Lunalilo, John Young II, la Princesa Bernice Pauahi Bishop, Kamehameha III, Kamehameha IV, Kamehameha V, la Reina Emma y el Príncipe Albert Edward Kauikeaouli, entre otros.

Guarda en favoritos este post y ya tienes unos cuantos.

1 me gusta

el mio lo tengo guardado, lo leí una vez en forocoches o en burbuja.info no recuerdo bien y me descojoné tanto que me lo guardé :smiley:

Y hiciste bien. Cuando lo leí estuve riéndome 15 minutos xdddd

El corazoncito más merecido que he dado

1 me gusta

Yo suelo poner marcadores a los tochos miticos.