ACT: El Congreso da un amplio apoyo a la ley de eutanasia, la primera de la legislatura

El Congreso da un amplio apoyo a la ley de eutanasia, la primera de la legislatura

“Quien quiera vivir que viva, pero a los demás que nos dejen morir dignamente”. Con estas palabras de Fernando Cuesta, enfermo de ELA que tuvo que viajar a Suiza para poner fin a su vida, ha arrancado este martes en el Congreso de los Diputados la toma en consideración de la proposición de ley para regular la eutanasia en España. Presentada por el PSOE, es la primera que echa a andar esta legislatura y ha contado con el apoyo de todos los grupos de la Cámara salvo PP y Vox. En total, ha recibido 201 votos a favor, 140 en contra y 2 abstenciones.

Ha sido la diputada socialista y ex ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, la que ha elegido las palabras de Cuesta como forma de brindar un reconocimiento a todas “las personas y familias que no quisieron quedarse con los brazos cruzados y han luchado para que otros puedan acogerse a este derecho”.

El recuerdo a quienes han muerto en España sin la eutanasia legalizada —Ramón Sampedro, Maribel Tellaetxe, María José Carrasco…— ha sido una constante en un debate que ha tenido momentos con una alta carga emocional y que se ha crispado cuando el diputado del PP José Ignacio Echániz acusó a los impulsores de la ley de querer ahorrar a costa de “los más vulnerables”.

“El sufrimiento no tiene ideología”, ha insistido por su parte Carcedo antes de desplegar los puntos más importantes de una norma que convierte la eutanasia en “un derecho” que será “incorporado a la sanidad pública”. El texto así lo reconoce para quienes sufran “una enfermedad grave e incurable” o “invalidante” que cause “un sufrimiento insoportable”.

La norma, que permite a los médicos declararse objetores de conciencia, pasará ahora a la Comisión de Sanidad, donde los grupos parlamentarios negociarán uno a uno sus 19 artículos y cuatro disposiciones adicionales. La mayoría confía en que el texto, que es la tercera vez que es tomado en consideración, sea aprobado este mismo año. El Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha adelantado que esto podría producirse incluso antes del verano, en junio.

En su primera intervención, Echániz ha afirmado que la iniciativa legal es de “dudosa constitucionalidad” y ha querido presentar como alternativa una ley de cuidados paliativos. Pero ha sido en el turno de réplica cuando el diputado del PP incendió la sesión al calificar de “recorte social” la eutanasia. Según Echániz, tras la iniciativa de los socialistas se esconde la voluntad de “ahorrar” en “pensiones” y “tratamientos médicos”. “Es el substrato de este proyecto de ingeniería social que ustedes quieren promover”, ha afirmado.

Lourdes Méndez, de Vox, también ha utilizado términos muy duros contra quienes apoyan la nueva ley, a quienes acusa de decir a “las personas que padecen un sufrimiento insoportable que su vida no es digna”. “Es la respuesta que se les ocurre dar a un sistema de pensiones quebrado”, ha añadido Méndez, sumándose a las tesis populares.

“Me parece muy cruel decir que esto es una cuestión para reducir costes”, ha sido la réplica del diputado del PNV Joseba Agirretxea. Para los nacionalistas vascos, la necesidad de la ley es la consecuencia de fenómenos como “la mayor esperanza de vida” o la creciente cronicidad de muchas dolencias: “No es un debate médico, es un debate social, ético y político. Debemos decidir quién decide sobre cómo morimos”.

Pablo Echenique, de Unidas Podemos, ha mostrado su “orgullo” por participar en la tramitación: “Nadie tendrá que hacer como Ángel Hernández”, encausado por ayudar a morir a su esposa, María José Carrasco, sino que quienes requieran la eutanasia “podrán hacerlo en la sanidad pública”. Echenique ha calificado a PP y Vox de “gente sin escrúpulos” y ha llamado a los diputados a “estar esta vez a la altura” tras los intentos fallidos previos.

Ciudadanos también se alineó en favor de regular esta práctica. Tras iniciar su intervención con duras palabras contra Echániz, la diputada Sara Giménez se felicitó de tener la posibilidad de “debatir sobre derechos y oportunidades”.

El resto de grupos minoritarios, salvo Navarra Suma, se volcó en favor de la iniciativa. Para Íñigo Errejón, del grupo mixto, el Congreso debe ratificar lo que ya “tiene la mayoría en el sentido común de la gente”. “Hoy regulamos un derecho individual, como es el de poder elegir qué hacer si la vida se ha convertido en sufrimiento”, afirmó.

“Es hora de que se reconozca a todas las ciudadanas del Estado español el derecho a una muerte digna”, dijo Carolina Telechea (ERC). “Es una ley que en ningún caso impone a nadie este procedimiento”, se sumó Pedro Iturbe (Coalición Canaria). “Hoy vivimos un triunfo de la sociedad civil organizada”, afirmó Albert Botran (CUP). “Es una ley garantista”, defendió Sergi MIquel (JxCat). “Es una ley necesaria”, terció Néstor Rego (BNG). “Es una cuestión importante y urgente. Ya son muchos años desperdiciados, de sufrimientos inútiles”, aportó Iñaki Ruiz de Pinedo (Bildu).

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) muestra que la mayoría de la población española está a favor de regular la eutanasia y el suicidio asistido. El 58% de los españoles responde “sí” cuando se le pregunta si apoya esta práctica frente a solo el 10% que se muestra en contra “con seguridad”. La más apoyada de las opciones intermedias, con un 15%, es la que afirma: “Creo que sí, pero no estoy totalmente seguro”.

“El apoyo ha sido claro y consistente desde hace más de una década”, sostiene Rafael Serrano-del-Rosal, director del Instituto de Estudios Sociales Avanzados-CSIC.


La ley de eutanasia ha llegado esta tarde por tercera vez al Congreso de los Diputados. El pleno aceptará previsiblemente tramitar la proposición de ley del PSOE, un texto que ya fue tomado en consideración en la Cámara baja en dos ocasiones anteriores. Su tramitación decayó en ambos casos por la convocatoria de elecciones, primero en abril de 2019 y después en noviembre de ese mismo año. Pero esta vez, sin elecciones ni fines abruptos de legislatura en el horizonte, quienes apoyan la nueva norma comparten la ilusión de que “esta vez sí” se reconozca a los españoles el derecho a una muerte digna.

Solo el PP y Vox, que suman 140 de los 350 diputados del Congreso, se han posicionado en contra de la nueva norma. Por ello, el PSOE confía en aprobar la ley este año pese a la dura confrontación ideológica que aguarda en la derecha. Mientras los socialistas defienden que se trata de un derecho de las personas a “poner fin al sufrimiento con libertad y autonomía, preservar su integridad y su dignidad y no obligarles a vivir en malas condiciones”, la formación de Pablo Casado se refiere a la eutanasia como una “ley de suicidio asistido del Gobierno”.

De hecho, el PP ha acusado este martes a los socialistas de impulsar la ley de eutanasia con el objetivo de “ahorrar costes” con “personas que son muy caras al final de su vida”. “Para el PSOE la eutanasia es una política de recortes”, ha dicho el portavoz adjunto de los populares en el Congreso, José Ignacio Echániz.

“Defendemos la vida, pero no la obligación de vivir cuando erosiona la integridad física o moral, a juicio de la persona que sufre”, zanjan fuentes socialistas, que esgrimen el respaldo social a la iniciativa. Según el CIS más del 70% de los españoles estarían a favor de la regulación. Un respaldo mayoritario incluso entre los católicos (60%).

Tras aprobarse su toma en consideración por el pleno, el texto será remitido a la Comisión de Sanidad, donde los partidos pactarán el articulado de la norma. Posteriormente, esta será remitida al Senado antes de su aprobación final. La tramitación parte de la proposición de ley impulsada por el PSOE, que es casi un calco —se ha precisado alguna definición y hecho retoques menores en algún artículo— de la que ya recibió el apoyo mayoritario del pleno en junio de 2018 y en septiembre de 2019.

El partido de Pedro Sánchez distingue entre la ley de eutanasia y la de muerte digna. Las fuentes consultadas explican que ambas leyes son “diferentes, necesarias y complementarias y constituyen dos debates jurídicos y sanitarios bien diferentes”. La ley de eutanasia regularía el “derecho individual subjetivo” de las personas que, sin estar en un proceso abocado a una muerte inminente, sufren una enfermedad grave, crónica o invalidante que produce sufrimiento insoportable, “deciden solicitar y recibir la ayuda para morir anticipadamente”. Su regulación, con un texto con rango de ley orgánica, implica la modificación del Código Penal y daría seguridad jurídica a los profesionales que participan. Será prestada por la sanidad pública —en hospitales o el domicilio del paciente—, aunque también podrán aplicarla centros privados. Los médicos podrán declararse objetores de conciencia.

El paciente debe ser mayor de edad y tener “plena capacidad de obrar”. Es decir, que no incluye a menores ni personas sin capacidad de decisión. La solicitud no la puede realizar otra persona y se puede revocar en cualquier momento. También exige la presencia de testigos (profesional sanitario). Una comisión de control y Evaluación pluridisciplinar autonómica sería la responsable de controlar todo el proceso de forma previa y posterior a la muerte.

La proposición de ley prevé que el paciente que solicita la eutanasia no tenga que esperar más de un mes para morir tras pedirlo por escrito a su médico. El facultativo abrirá en primer lugar “un proceso deliberativo” con el enfermo tras el que, si estima que se cumple la ley, deberá consultarlo con otro médico ajeno a su equipo.

El paciente reiterará su voluntad a las dos semanas, tras lo que el caso será remitido a una comisión de control, que lo valorará de nuevo. En caso de que todas las partes consideren que la ley se cumple, el enfermo verá satisfecha su voluntad de morir a los 15 días de la segunda petición. Para hacerlo, podrá elegir si toma él mismo los fármacos que le quitarán la vida o si son los médicos los que lo hacen.

A ver si esta vez sale adelante.

6 Me gusta

Tercera vez que habrá peña demostrando la gentuza que es estando en contra.

10 Me gusta

No se aprobó antes por culpa de los adelantos de elecciones. Ahora va a pasar porque votarán todos a favor salvo pp y vox.

1 me gusta

VOX dirá algo del lobby de los pro muerte para justificar el no como si lo viera. El sindicato de sepultureros huntando al gobierno progre.

3 Me gusta

Se han metido con Echenique por estar de acuerdo y el del PP ha hablado, sutilmente, sin ningún tipo de intención ·de solución final".
Ni puta idea que han dicho los de VOX.

El Congreso da un amplio apoyo a la ley de eutanasia, la primera de la legislatura

Mi opinión. Me alegro que haya salido adelante.

Los de PP y VOX son unos cerdos asquerosos.

15 Me gusta

a ver si aprueban este coñazo de una puta vez

Yo como toda persona de centro estoy a favor de leyes que puedan mejorar la calidad de vida y los derechos individuales de los ciudadanos. Venga de la derecha o la izquierda.

Estoy a favor de esta ley y me alegra que se apruebe.

3 Me gusta

Correcto que cada uno haga lo que quiera con su vida o su muerte.
Si que me parece poco tiempo desde que lo pides hasta que te ejecutan. Quizá yo daría un poco más de tiempo.

Lo peor de esta ley es que lo tenga que pagar el Estado.

No soy capaz de entender que problema mental es el que tiene alguien que está en contra de la eutanasia.

Es que va mucho más allá de creencias y politiqueos.

9 Me gusta

Que estén en contra, lo puedo hasta “entender”. Que lo comparen con la solución final de los nazis o que digan que es una ley para ahorrar en gastos médicos y en pensiones, no.

15 Me gusta

El siguiente paso lógico sería la pena de muerte. Pero imposible dado en panfilismo social.

1 me gusta

Claro que se entiende, otra cosa es que sea ético. Simplemente son unos degenerados sin principios ni vergüenza. Y la mayoría lo harán a sabiendas.

1 me gusta

2 Me gusta

La eutanasia se puede discutir eh, no os pongáis en plan pensamiento único.

2 Me gusta

Alucino con algunos comentarios… y luego nos quejamos de los políticos cuando no llegan a acuerdos y tal…

Talueeeeeeeeeeeeee

1 me gusta

Miserables. Luego a recortar en dependencia.

2 Me gusta

Si el PSOE gasta en pensiones, mal. Si el PSOE reduce gasto de pensiones quitándose de en medio a los beneficiarios, mal. Ponerse de acuerdo, hombre ya!

1 me gusta

Es curioso porque diría que el PP antes estaba a favor de la eutanasia y el PSOE no había dicho nada. Al menos Ciudadanos han sido coherentes. Al igual que con la gestación subrogada, echar a los okupas, y todas estas mierdas que parece que tardarán en llegar.