Acabo de llegar a casa

Y acabo de ver un ciervo al lado del portal.
Precioso, grande. Me acojoné un poco XD pero él se acojonó también y se fue por el camino abajo.

No lo seguí porque el hijoputa era grande y el camino estaba oscuro, pero me e estuve a punto xd

9 Me gusta

Deja la bebida, primer aviso.

3 Me gusta

Quien eres

1 me gusta

La voz de tu conciencia.

1 me gusta

Falso, no tengo de eso

No has visto un ciervo en tu vida, hulio.

3 Me gusta

El alcohol me mata poco a poco.

Vives en Andorra?

¿Preferias una cierva?

Hace 15 años había caballos salvajes y yo venía a pie y tenía que desviarme por otro camino que tardaba 10 minutos más.
Hoy caballos salvajes igual veo 3 o 4 al año, muy poquito.
Pero el ciervo cuidado, sólo lo había visto 2 veces antes en mi vida. Son muy bonitos

2 Me gusta

En época de berrea se vuelve agresivos y peligrosos , más te vale no cruzarte con uno.

1 me gusta

No me meto en sus territorios, fue al revés. Este ciervo bajó bastante y hasta cruzó la carretera.
Estaba en un caminito al lado de mi casa. Yo llegaba y él subía del camino. Coincidimos y nos quedamos mirándonos medio asustados

Cuando es la época de berrea? Yo no conozco prácticamente nada de ellos.

Es tu animal mitológico, que te indica que es hora de empezar a beber

5 Me gusta

El ciervo vino a avisarte, deja el alcohol.

1 me gusta

2 Me gusta

El Jagger es para modernos e i flue cera
Nadie serio bebe esa puta mierda

Por donde vivo he visto coyotes, mapaches, aguilas, nutrias… es lindo encontrarse con animales asi de grandes considerando el estado en el que esta esto.

1 me gusta

El ciervo es un influencer, claramente

Si se ha acobardado, tienes derecho a copularte a las hembras del grupo.

2 Me gusta

Me gustaría darte la razón, elmix, pero se vende como agua en los bares. Se venden bastantes chupitos de eso.

Yo uno, pues mira, pero más… demasiado repetitivo.

Además, los que más suelen vomitar son los guays que van a chupitos teniendo el hígado de un niño de 4 años.

Respecto al ciervo, es normal que achante. No sabes lo grande que es hasta que estás cerca. Como los alces. Ves uno en la vida real, grande como un demonio, y te faltan tierras para poner kilómetros de por medio. Un alce embistiendo impone tela.

1 me gusta