100 años de Stan Lee: todo lo que deberías conocer sobre su vida y obra

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento de Stan Lee. Por eso, recordamos la vida y la obra del hombre que está detrás del nacimiento y el origen del Universo Marvel.

Stan Lee habría cumplido hoy cien años. El hombre detrás del Universo Marvel se convirtió en una leyenda más allá de los propios tebeos. Las viñetas fueron su forma de vida, pero siempre tuvo algo de showman que lo llevó de la parte editorial a la cultura popular de masas. A día de hoy, su nombre traslada tantos significados como pudiéramos imaginar.

Aprovechando el centenario del nacimiento de Stan Lee, haremos un repaso a la vida y la obra del genio estadounidense. Evidentemente, como en toda vida, hay luces y sombras; sin embargo, hoy pondremos el foco en la celebración de un ser humano que, durante sus 95 años, iluminó el mundo con sueños y esperanzas que terminó haciendo realidad.

Una infancia dura y humilde, llena de dificultades económicas

Stan Lee —cuyo nombre real es Stanley Martin Lieber— nació tal día como hoy en el año 1922. Lo hizo en la isla de Manhattan (Nueva York), en el seno de una humilde familia de inmigrantes rumanos de creencias judías. Su padre, Jack Lieber, ejercía el oficio de sastre. Tanto él como su mujer, Celia Lieber, tuvieron que lidiar con serias dificultades durante los años de la Gran Depresión, cuando el pequeño Stan apenas contaba siete años.

Compartía su vida con Larry Lieber, su hermano pequeño, y disfrutaba de los libros que leía y las películas que veía, sobre todo aquellas que estaban protagonizadas por Errol Flynn. Una vez superada la escuela, ingresó en el Instituto DeWitt Clinton, ubicado en el barrio del Bronx. Dada la situación económica de su familia, se vio obligado a compaginar los estudios con diversos trabajos con los que ayudar.

Hizo de recadero, pero descubrió el placer de la escritura desarrollando obituarios e incluso escribiendo comunicados de prensa. A finales de 1940, poco después de acabar la secundaria, accedió a un puesto de ayudante en la editorial Timely Comics. Para aquellos que no lo sepan, aquella editorial fueron las semillas de lo que después se conocería como Marvel Comics, también llamada comúnmente como la Casa de las Ideas.

El origen del nombre de Stan Lee, un pseudónimo literario

Por aquel entonces, Timely Comics era propiedad de Martin Goodman, quien daría la oportunidad a Stanley de debutar como guionista de un relato de apenas dos páginas protagonizado por el mismísimo Capitán América. Martin Goodman y Timely Comics no lo sabían; probablemente, Stanley tampoco. Pero aquellas dos páginas acabarían suponiendo uno de los mayores acontecimientos en la industria del noveno arte y el desarrollo de la cultura de masas.

Stan Lee tenía un sueño. El joven neoyorquino quería convertirse en un nuevo Robert Louis Stevenson o Arthur Conan Doyle. También le habría gustado seguir los pasos de Edgar Rice Burroughs. Encontró en los cómics la posibilidad de expandir su amor por las letras, el poder de la imaginación y el simbolismo de las historias de ficción y fantasía. Pero seguía creyendo en la literatura, en las novelas. Veía los tebeos como un vehículo para desarrollarse.

Por ese motivo, el joven Stanley firmó aquel primer trabajo de Capitán América con un pseudónimo. Stan Lee. Un nombre y un apellido que sonaban en inglés exactamente igual a su verdadera identidad, la que reservaba para cuando pudiera publicar sus futuras novelas. Muchos años después, Stanley cambiaría oficialmente su nombre a Stan Lee. Nadie podría olvidar ese nombre si conocía Marvel. Nadie querría olvidarlo jamás.

La «Edad de Plata» de la industria del cómic

En los primeros compases de la década de los 60, Stan Lee estaba cansado de Marvel Comics. Su universo ya no le complacía de la misma manera que antaño. Por eso, le dijo a su mujer que iba a dejar la editorial. Sin embargo, ella le convenció para que desarrollara «el auténtico cómic que quería hacer». El cómic de sus sueños. El origen de la Primera Familia. Los 4 Fantásticos llegaron de la mano de los sueños de un escritor que se sentía frustrado y liberó todo su potencial en un cómic sin precedentes en la historia del noveno arte.

Entonces, todo explotó. Junto a hombres tan importantes como Jack Kirby y Steve Ditko, Stan Lee desarrolló todas las grandes historias y los inolvidables superhéroes de Marvel Comics. En apenas unos años, Marvel se convirtió en la editorial más importante del mundo e iniciando la denominada «Edad de Plata» de la industria estadounidense.

Durante la mayor parte de aquella década sesentera, Stan Lee ejercicio como redactor jefe de Marvel Comics. De su mano vinieron todos esos relatos que marcaron a generaciones y generaciones —y seguirán haciéndolo durante muchísimos años, como tantas otras obras culturales imperecederas—, hasta que finalmente abandonó su puesto y se lo cedió al que, por aquel entonces, era su ayudante: el gran Roy Thomas.

El final de una vida en la que ya había perdido lo que más amaba

Stan Lee ha sido durante toda su vida un emblema de Marvel Comics y un embajador de su universo de ficción. Ha llevado el logo de la empresa a todos los rincones del planeta y ha sido asociado a ella sin ningún tipo de contemplaciones, casi como una extensión de ambas existencias. Nadie puede entender Marvel sin Stan Lee ni viceversa.

Él nunca dejó de escribir, incluso para la competencia. En DC Comics llegó a publicar un especial titulado Just Imagine Stan Lee (2001), donde llevaba a cabo un extraordinario ejercicio de reimaginación de Superman, Batman, The Flash y muchos más, todos ellos pasados por el «filtro Marvel» y haciendo lo que mejor sabía hacer el genio neoyorquino: convertir en posible lo imposible.

En julio de 2017, su esposa Joan falleció a los 93 años a causa de un derrame cerebral. Había sido la luz de su vida, el soporte donde sostenerse cuando todo fallaba, la razón por la que había sacado adelante todos sus sueños, los había cumplido y los había extendido por toda la faz de la Tierra. Apenas un año después, el 12 de noviembre de 2018, Stan Lee fallecía por un paro cardiorrespiratorio en Los Ángeles a los 95 años, dejando al mundo huérfano de sueños.

¿Qué caracterizó la obra de Stan Lee?

Todo el mundo sabe al dedillo los grandes personajes que creo, desde Los Vengadores hasta Spider-Man, Iron Man, Doctor Strange, Los 4 Fantástico, Hulk, Estela Plateada, Thor, Daredevil y muchísimos más. Todo el mundo también conoce el carisma que derrochaba, su naturaleza excéntrica y elocuente, su fuerte conexión con el público, su pasión por la industria del entretenimiento.

Sin embargo, de su obra se pueden destacar muchos aspectos literarios interesantes. Stan Lee aportó mucho más que imaginación, personajes e historias a Marvel Comics. También llevó a cabo un despliegue literario sin precedentes en la historia del noveno arte, cambiando para siempre el panorama y transformando irreversiblemente el modo de hacer las cosas en ese mundillo.

Estas son algunas de las grandes aportaciones de Stan Lee al medio del cómic:

  • El uso de un lenguaje recargado y grandilocuente.
  • La creación del «método Marvel». Básicamente, Stan Lee creaba una sinopsis de la trama, se la trasladaba al dibujante, éste creaba las ilustraciones y después Stan Lee escribía los diálogos con los dibujos ya creados.
  • La humanización de los personajes. No solo eran superhéroes, sino también humanos. Por eso, todos ellos debían tener un «punto débil» que explotar cuando fuera menester.
  • La aliteración de los nombres o el «síndrome Lee». Esto es: llamar a los personajes con el nombre y el apellido que comenzara con la misma inicial. Hay muchos ejemplos, como Peter Parker, Matt Murdock, Susan Storm, Bruce Banner, Stephen Strange, Reed Richards y muchísimos otros más. La lista es prácticamente interminable.

Y tú, ¿qué recuerdas de la vida y la obra de Stan Lee? Déjanos un comentario para conocer cuáles son tus recuerdos en este centenario de su nacimiento.

Fuente:

3 Me gusta

Un verdadero creyente:

2 Me gusta