«¡100 AÑOS DE PRISIÓN!», decían. Las cárceles del Govern ya quieren darles el tercer grado a sus "presus pulitics"

Las juntas de tratamiento de las cárceles de Lledoners (Barcelona), Puig de les Basses (Girona) y de Mujeres de Barcelona han propuesto este jueves por unanimidad el tercer grado (semilibertad) a los nueve líderes independentistas condenados por el Tribunal Supremo por el ‘procés’. Todos ellos están en el 100.2 del reglamento penitenciario que suponía que podían salir de los centros penitenciarios para trabajar o para hacer voluntario. Este cambio, de aceptarse por el servicio de clasificación de la Secretaria de Mesures Penals, supondría que los internos solo irían al centro penitenciario a dormir de lunes a jueves o viernes y el fin de semana poderlo pasar en casa.

El secretario de Mesures Penals de la Conselleria de Justicia, Amand Calderó, ha explicado en rueda de prensa la propuesta acordada por las juntas, que será individualizada y que deberá validar el Servicio de Clasificación de la Conselleria de Justicia en un plazo máximo de dos meses.

Las cárceles tenían hasta el próximo jueves 9 de julio para revisar el segundo grado, al vencer el plazo de seis meses que estipula el reglamento penitenciario para revisar la evolución penitenciaria de los internos. De esta manera, las juntas han valorado si se debe mantener el actual segundo grado (con flexibilización del artículo 100.2) o progresar a un tercer grado, el de semilibertad, y se han decantado por la segunda opción.

Profesiones “independientes”

Según ha explicado Calderó, en la adopción de esta propuesta han participado una treintena de profesionales, desde juristas hasta psicólogos o educadores sociales, (10 por cada una de las juntas) y se han analizado una serie de extremos, como la conducta del penado, la adaptación al centro, el entorno laboral y familiar en el exterior, en este caso la inexistencia de antecedentes y el nulo riesgo de fuga. El alto cargo penitenciario ha defendido a capa y espada la labor de las juntas de tratamiento de las prisiones y ha dejado constancia que los profesionales que la componen actúan independientemente y “no obedecen a ninguna consigna política”.

“Las juntas son tan respetables ahora que antes”, ha precisado. Los órganos técnicos de las tres cárceles donde se encuentran los presos independentistas se han reunido esta misma mañana a las 9 de la mañana y de forma simultánea para evitar coacciones y presiones, ha detallado Calderó, a sus miembros, como, a su entender, ya ocurrido en otras ocasiones. “El tercer grado es una forma de cumplir la pena”, ha incidido el secretario de Mesures Penales.

Ahora el ‘exvicepresident’ Oriol Junqueras, los ‘exconsellers’ Jordi Turull, Josep Rull, Quim Forn, Dolors Bassa y Raül Romeva, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, el expresidente de la ANC Jordi Sànchez y el presidente de Òmnium Cultural Jordi Cuixart estaban clasificados en el grado ordinario de privación de libertad, el segundo, aunque se les aplica la flexibilización prevista en el 100.2, para salir a trabajar o hacer voluntariado durante la semana. Como máximo en dos meses, esta situación cambiará para todos ellos.

Recurso al Supremo

Otra de las diferencias entre el segundo grado y el tercero es que este último caso, sería los magistrados del Tribunal Supremo que dictaron la sentencia del ‘procés’ quien resolvería la presentación de un recurso por parte de la fiscalía. Hasta el momento, el ministerio público siempre se ha opuesto a las medidas penitenciarias que la Conselleria de Justícia ha otorgado a los dirigentes independentistas y, en concreto, a la aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario.

Calderó ha querido dejar claro nada más empezar la alocución que si hubiera dependido de la Generalitat los dirigentes independentistas no hubieran ingresado en la cárcel, ya que “ninguna convicción personal puede condicionar una sentencia”. Sin embargo, ha recalcado que fue el Tribunal Supremo quien les condenó y los envió a prisión. Los dirigentes independentistas llevan entre dos años y medio y tres años encarcelados. El alto cargo ha insistido que el régimen cerrado para un interno debe ser una “medida extrema”, ya que el objetivo constitucional de la prisión es preparar al interno para volver a la vida en libertad.

1 me gusta

España, ese país fascista con presos políticos.

1 me gusta

El que decía que no blanqueaba independentistas.

6 Me gusta

En esa foto se le ve un poco raro a Jordi Pujol.

8 Me gusta

Ni blanquea a supremacistas ni intenta desviar el hilo casi en la pole misma… ¡Qué va! :joy:

7 Me gusta

Gastó el 3% en botox y una cadera nueva

Lo de siempre, callar ante el independentismo o desviar la atención y luego ir por ahí diciendo que si están en contra jajaja

9 Me gusta

Poco barrote han chupado esos periquitos.

3 Me gusta

A mi este caso me recuerda mucho al de Mandela. Imagino que después de tanto tiempo entre rejas, con carceleros de origen andaluz o extremeño, habrán aprendido castellano con acento andaluz, flamenco, pillerismo, como somos y que nos motiva a ser tan brutos y tan poco avanzados como ellos. Y llegado el día, cuando consigan la independencia, para unir bajo una misma bandera a gente tan distinta en todo como los charnegos y la gente con 8 apellidos catalanes, dejarán que los primeros puedan participar también en la puesta de cruces amarillas que se celebrará de forma anual como homenaje al genocidio sufrido el 1-O y la posterior represión fascista.

2 Me gusta

Lo volverán a hacer porque viven de eso. Les pagan una pasta por el tema del indepentismo.

De 100 años a 1. En el que han podido salir algunos de ellos para visitar a cual o pascual.

Lo gracioso que se saque a la monarquía a colación de esto es que ahí tienes a Urdangarín, del que tantos chistes y quejas han hecho estos mismos, con una condena de 5 años y todavía no disfrutando del tercer grado a pesar de llevar 2 en prisión, mientras que a los sediciosos los tienes optando abiertamente al tercer grado (por parte de las instituciones penitenciaras) a pesar de llevar en muchos casos solo una cuarta parte de su condena.

Las cloacas del Estado opresor y tal…

2 Me gusta

No sabría como calificar una red neuronal que entrando independentismo saque la monarquía.

Lo de las cruces lo veo demasiado laborioso. Creo que podrían dejar todos una piedra simbólica, pintada de amarillo, encima de las tumbas de todos aquellos que murieron en las cargas policiales de ese fatídico día (obviamente, con música de violín triste de fondo).

Como en el final de La Lista de Schindler. También lo veo.

Mientras tanto, en la tierra donde el catalán está a punto de desaparecer por culpa del regimen español

2 Me gusta

Bueno, tampoco desviemos el hilo. Esto va de los “presus pulitics”.

Es que me parece increíble la indulgencia con esta gentuza, los del referendum, mientras nos siguen traicionando a todos los catalanes.

1 me gusta

Estaba claro que el cumplimiento de las penas de estas personas iba a ser un paripé.

1 me gusta